Vida saludable Pruebas de detección de Cáncer: tome la ventaja

UNA DE LAS MEJORES MANERAS de aumentar las probabilidades de vivir más tiempo y de manera saludable es hacerse pruebas de detección de cáncer. Las pruebas de detección son una manera excelente de detectar el cáncer temprano, cuando es más fácil de tratar e incluso, muchas veces, de curar. Nueve de cada 10 pacientes de cáncer de mama, colon y próstata sobreviven cuando su enfermedad se detecta temprano.

Cáncer de próstata: las recomendaciones para las pruebas de detección varían

El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres en Estados Unidos, después del cáncer de piel. Este año, se les diagnosticará este cáncer por primera vez a unos 240,000 hombres y 28,000 morirán a causa de esta enfermedad. Si bien un hombre de cada seis tendrá cáncer de próstata durante el curso de su vida, solo uno de cada 35 morirá a causa de esta enfermedad.

En comparación con muchos de los otros tipos de cáncer, el cáncer de próstata crece muy lentamente. Podrían pasar décadas desde que los primeros cambios en las células se detecten bajo un microscopio hasta que el cáncer sea lo suficientemente significativo para causar síntomas, si es que los causa.

Las herramientas principales para la detección son:

Las recomendaciones de los doctores en cuanto a las pruebas de detección del cáncer de próstata varían porque no siempre es evidente que los beneficios sean más numerosos que los riesgos que presentan algunas de estas pruebas diagnósticas y tratamientos. Algunos doctores sugieren pruebas de detección anuales para hombres mayores de 50 años; otros, no las recomiendan; mientras que otros discuten los riesgos y los beneficios con sus pacientes, caso por caso, y les sugieren tomar una decisión personal al respecto.

Más del 96% de los casos de cáncer de próstata se presenta en hombres de 55 años o más. El riesgo de desarrollar cáncer de próstata es mayor en aquellos hombres cuyos padres o hermanos tienen cáncer de próstata; además, los hombres afro-americanos cuentan con la tasa más alta de cáncer de próstata. Es por esto que este grupo de personas se beneficiaría más de las pruebas de detección.

“Understanding Prostate Changes” (Cómo entender mejor los cambios de la próstata) es un panfleto que le puede ayudar a decidir si le conviene o no hacerse una prueba de
detección del cáncer de próstata. Puede conseguirlo si llama al 1-800-4-CANCER.

Cáncer de colon: la enfermedad que se puede prevenir perfectamente

Este año, a casi 140,000 estadounidenses se les diagnosticará cáncer de colon o cáncer rectal y cerca de 51,000 morirán a causa de este. Muchas de estas muertes se pueden evitar.

El cáncer de colon es el candidato ideal para las pruebas de detección exitosas porque crece muy despacio. Suele comenzar con tumores pequeños llamados pólipos, que pueden tomar hasta 10 años o más antes de convertirse en cáncer. Retirar los pólipos en su etapa temprana, cuando aún no son cancerosos, garantiza que no estarán ahí para causar cáncer en el futuro. Las pruebas de detección también pueden identificar el cáncer temprano,
cuando aún se puede curar por completo.

Las pruebas de detección pueden reducir hasta en un 70% el riesgo de que se le diagnostique cáncer de colon. Además, si todos los casos de cáncer de colon se detectaran durante su etapa temprana, la tasa general de supervivencia aumentaría de un 64% a un 90%.

La Sociedad Americana del Cáncer sugiere que tanto hombres como mujeres se hagan una de estas pruebas de detección a partir de los 50 años:

Algunas personas, como quienes tienen antecedentes familiares de la enfermedad, corren un mayor riesgo de desarrollar este cáncer que el resto de la población y probablemente se beneficiarían de hacerse estas pruebas de detección más temprano y con más frecuencia.

Cáncer de mama: las pruebas de detección son la clave

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres estadounidenses después del cáncer de piel. Este año,más de 225,000 mujeres en Estados Unidos se enterarán de que tienen cáncer de mama. Tres cuartas partes de ellas tendrán 50 años o más, aunque este cáncer también afecta a mujeres más jóvenes y a algunos hombres.

Al presente, la mejor herramienta para la detección del cáncer de mama es la mamografía (radiografía de los senos) acompañada de un examen clínico conducido por un profesional de la salud. Los cánceres que se descubren en las mamografías suelen ser más pequeños que los cánceres que se pueden palpar, y es menos probable que se propaguen. Para algunas mujeres, la detección temprana podría prevenir la necesidad de extirpar el seno por
completo o de someterse a quimioterapia; pero sobre todo, las mujeres que se hacen la mamografía con regularidad pueden disminuir el riesgo de muerte a causa del cáncer de mama.

El Instituto Nacional del Cáncer les recomienda a las mujeres de 40 años o más hacerse mamografías cada uno a dos años. Las mujeres con un riesgo mayor de cáncer de mama podrían necesitar mamografías o evaluaciones médicas con más frecuencia. Este es el caso de las mujeres:

Cáncer cervical: una historia motivadora producto de una prueba de detección

El cáncer cervical se puede evitar fácilmente, y sin embargo anualmente se diagnostican aproximadamente 12,000 casos nuevos de cáncer cervical invasivo, y 4,200 mujeres morirán a causa de esta enfermedad. La buena noticia es que las lesiones cervicales precancerosas se pueden diagnosticar y eliminar fácilmente, y los cánceres se pueden curar si se detectan temprano. Gracias a las pruebas de Papanicolaou y al tratamiento eficaz, las muertes a causa del cáncer cervical han disminuido dramáticamente en los últimos 40 años.

Los expertos coinciden en que una de las cosas más importantes que pueden hacer las mujeres para reducir su riesgo de cáncer cervical es hacerse una prueba de Papanicolaou con regularidad:

Para recibir más información sobre este u otros temas
relacionados con el cáncer, llame al Servicio de información
sobre el cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al
1-800-4-CANCER (1-800-422-6237) o visite www.cancer.gov.


Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson
1100 Fairview Ave. N. PO Box 19024 Seattle, WA 98109.
©2014 Fred Hutchinson Cancer Research Center, una organización sin fines lucrativos.
Terminos de uso y póliza de privacidad.
Quiénes SomosRecursosNoticiasComo Contáctarnos