Linfoma

Tratamiento en el la Alianza del Cuidado del Cáncer de Seattle

Antecedentes de la Enfermedad
Nuestra Investigación

Antecedentes de la Enfermedad   

Descripción de la Enfermedad
Los Linfomas son cánceres que afectan el sistema linfático, la red de vasos y nodos que llevan las células blancas que combaten las infecciones, llamadas linfocitos, a lo largo del cuerpo.

Los linfomas son generalmente clasificados como el linfoma de Hodgkin y el linfoma No-Hodgkin. En ambos tipos de cáncer, las células linfáticas empiezan a crecer anormalmente. La enfermedad de Hodgkin sigue un modelo más predecible, y tiende a tener una expansión más limitada. Se trata típicamente con radiación o quimioterapia. Los linfomas No-Hodgkin, por otro lado, pueden empezar en diferentes lugares del cuerpo, ya que el tejido linfático está presente en muchos órganos diferentes. El tratamiento para el linfoma de No-Hodgkin depende de la etapa de la enfermedad y puede incluir radiación, quimioterapia o un trasplante de la médula ósea.

¿Quién está en Riesgo?
El linfoma No-Hodgkin es el quinto tipo más común de cáncer en los Estados Unidos. El linfoma No-Hodgkin es más común en los hombres que en las mujeres. Las personas blancas son más afectadas que los afro-americanos o los orientales.

Aunque algunos tipos del linfoma No-Hodgkin están entre los cánceres de niños más comunes, más de 95 por ciento de los casos del linfoma No-Hodgkin afecta a los adultos. El promedio de edad está en los sesenta años. Se espera que el incremento en el promedio de edad de la población americana contribuya a un aumento del linfoma No-Hodgkin durante los próximos años.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que en el 2005 se diagnosticarán aproximadamente 7,350 nuevos casos de enfermedad de Hodgkin en los Estados Unidos. Esta enfermedad es más común en la madurez temprana (entre 15 y 40 años, principalmente de 25 a 30) y la madurez tardía (después de los 55).

Para más información sobre el Linfoma No-Hodgkin y Hodgkin, visite al Instituto Nacional del Cáncer

Nuestra Investigación   

Estudio del Centro de Investigaciones Hutchinson
Los investigadores del Centro Hutchinson, en colaboración con colegas de la Universidad de Washington, están desarrollando terapias muy eficaces y menos tóxicas para los pacientes con linfoma. Algunos de estos tratamientos están actualmente disponibles para pacientes en tratamiento los estudios clinicos en el la Alianza del Cuidado del Cáncer de Seattle en ingles y otras instituciones que tambien estan participando.

Nuestros investigadores son los líderes mundiales en trasplantes de la médula ósea y de células madre para el tratamiento de ambos linfomas: de Hodgkin y No-Hodgkin. Comúnmente los pacientes que se someten a estos procedimientos primero reciben dosis altas de quimioterapia y radiación seguidas por una implantación de células madre saludables para reconstituir su sistema inmunológico.

Los investigadores del Centro Hutchinson y sus colegas han desarrollado varias modificaciones que hacen el procedimiento del trasplante más tolerable para los pacientes de mayor edad o menos aptos físicamente.

Otra investigación apunta a mejorar las opciones sin trasplante para los pacientes del linfoma como las siguientes:

Búsqueda de tratamientos menos tóxicos para víctimas del linfoma más vulnerables
Una de las ironías más crueles del cáncer es que afecta a las personas de edad más avanzada, un grupo que es físicamente menos capaz de resistir los efectos secundarios del tratamiento.

Esto constituye un desafío para los doctores que tratan los cánceres del sistema inmunológico, como el linfoma, que a menudo requiere sesiones pesadas de radiación y quimioterapia seguidas por un trasplante de células madre para obligar a retroceder la enfermedad. Pero oncólogos del Centro están descubriendo algunos tratamientos de salvación que son administrados con menos agresividad.

Mediante el uso de anticuerpos que ocasionan una explosión de radiación directamente en las células cancerosas y la aplicación de medicamentos con menos efectos secundarios, nuestros investigadores esperan mejorar la calidad de vida de los pacientes jóvenes y viejos que padecen de linfoma. Esta nueva generación de terapias también beneficia aquellos cuya enfermedad ha reaparecido después de la terapia inicial, otro grupo con desventajas para enfrentar los efectos secundarios de los tratamientos.

Fortalecer el sistema inmunológico para prevenir la recaída después del trasplante
Los índices de recaída en el cáncer permanecen altos entre los recipientes de transplantes de células madre.

Estas proporciones altas de recaída experimentadas después del trasplante autólogo, en las que un paciente recibe sus propias células madre, es probable que se deba a que el sistema inmunológico del paciente ha sido suprimido demasiado por el tratamiento, y es menos probable que el procedimiento sea capaz de destruir las últimas células de cáncer sobrante.

Investigadores del centro están enfocándose en desarrollar las maneras de fortalecer el sistema inmunológico después del trasplante autólogo para prevenir que el cáncer reaparezca.

Usar el sistema inmunológico para mejorar los resultados del trasplante de células madre.
Un tratamiento desarrollado en el Centro Hutchinson ofrece una nueva esperanza por los pacientes con linfoma, mieloma múltiple y varios otros cánceres. El procedimiento combina un trasplante de células madre de alta dosis, que usa las propias células madre del paciente, seguido por un mini-trasplante, mientras se usan las células madre de un hermano donador. El procedimiento parece aumentar la supervivencia y reducir la toxicidad, comparado a los trasplantes convencionales.

Administrando quimioterapia de alta dosis a los niños aumenta las proporciones de supervivencia. El linfoma en los niños tiende a seguir un patrón agresivo que, paradójicamente, es más curable que el linfoma en los adultos. Al contrario de la tasa de supervivencia para el linfoma en los adultos, los más recientes procedimientos de quimioterapia de alta dosis han elevado la proporción de supervivencia para los niños a un promedio entre 70 y 90 por ciento, con los régimenes de quimioterapia para el linfoma de Hodgkin, que excede el 90 por ciento de supervivencia.

Los mini-trasplantes ofrecen nueva esperanza a los pacientes
Investigadores del Centro han desarrollado exitosamente un procedimiento radicalmente diferente para el trasplante de médula ósea, que abre la posibilidad de una cura para muchas personas más. Debido a que este nuevo tratamiento, llamado mini-trasplante, utiliza una dosis reducida de medicamentos anticancerosos y de radiación, los pacientes experimentan toxicidad mínima. El procedimiento ofrece nueva esperanza para pacientes mayores o más débiles, incapaces de resistir los rigores de un trasplante convencional. El mini-trasplante involucra dosis mínimas de radiación, lo que significa que los pacientes no pierden cabello ni experimentan náuseas severas u otros efectos secundarios, y la operación puede realizarse sin una estancia en el hospital.

Para más información general sobre "El trasplante de médula ósea y el trasplante de células madre de sangre periférica:preguntas y respuestas en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer.

Aprende más en ingles


Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson
1100 Fairview Ave. N. PO Box 19024 Seattle, WA 98109.
©2014 Fred Hutchinson Cancer Research Center, una organización sin fines lucrativos.
Terminos de uso y póliza de privacidad.
Quiénes SomosRecursosNoticiasComo Contáctarnos